23 de abril de 2008

Tiranía del desborde LVII

Ahora que también mi voz se ha vuelto inconsistente, que mis manos están virando a sepia y a vapor, ahora que las sílabas caen, se quiebran y se matan, que la lluvia viviente no salpica, que los huesos se muestran a través de la carne, y también ahora que todos los gestos se enclavaron en la envidia, en la sorna, en los pozos ciegos y sordos de la música sin cuerdas, ahora que camino de espaldas, de rodillas, de noche, de nieve, de desnudez, de podredumbre y dogmatismo, ahora que duermo de prestado, que respiro de prestado, que miento de prestado, ahora que parezco inmortal porque todos los minutos se me escurren sin pasar por la balanza, que el tiempo no pesa y no deja su huella en el barro inmundo de la ruta, del túnel, de la pista, del campo estéril, el barro del círculo de los cultivos, de la guarida rota, ahora que se han roto lo preciso y lo precioso, que se ha quedado la puerta sin bisagras, el cerebro sin ecuador, el orgullo sin sellos, el pétalo sin flores, las flores sin abeja, la abeja sin panal, el panal sin reina, sin zánganos, sin ocio, sin medida, la medida sin reglas, sin excepciones, sin brillo, el brillo sin espejo, el espejo sin espacio, el espacio sin ruedas, las ruedas sin motor, y ahora que los motores pierden fuego, arena y armonía, que la palabra agoniza con un trazo indescifrable, que la metáfora misma es un campo de batalla sin escudos ni trincheras, ahora entonces grito mi saludo inconsistente, digo adiós al hambre de los perros, adiós a la justicia, a su lazarillo y su linterna, a su luz en braille, a sus yemas gastadas, digo adiós a los que piden la uva que me sobra, a las evas soñadoras que me ofrecen su serpiente y su manzana, adiós a los adanes que escupen la nuez, a los oremos, a los venga a nosotros, a los amenes, digo adiós a los descartes y a los borges, adiós a los crueles ideales, a los ideales magníficos y nobles, digo adiós a todo adiós, al estrépito de todo adiós, a sus alaridos, a su premura, a sus tropiezos, adiós, sí, salgan en orden, desalojen la sala, desalójense, exíliense, llámense a silencio, que aquí me quedo yo, al menos por ahora, ahora que el corazón desaprende las normas del latido, ahora que el silencio me sonríe mordaz y que el misterio es capaz de apagar el sol con su aplauso y sus paréntesis: la ovación ha puesto de pie a todos los que soy.

8 comentarios:

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

Simplemente IMPESIONANTE!

Hay cosas increíblemete buenas como: "su luz en braille"
la seguidilla de asociaciones desde "el pétalo sin flor"

y ese final
"sí, salgan en orden, desalojen la sala, desalójense, exíliense, llámense a silencio, que aquí me quedo yo"

Muy dificil lograr que el lector se mantenga en un texto que no tiene puntos. Una gran enumeración catártica. Un texto que te llega al corazón, en el sentido visceral de la palabra.

Androtéx dijo...

que buen GRITO
sobre todo por la preparación que vas haciendo: ahora que... ahora que..
Es como que el texto va juntando presión hasta que, como un globo al pincharse, sale garabateando gritando adiós a todo, inclusive a la despedida misma.
todo eso me generó
buenísimo

josé dijo...

Me prendí desde el principio y ya no pude sino llegar al final, y volví a leerlo con la misma intensidad y vale una vez más...

Vanina dijo...

como lectora: vertiginoso y conmovedor
como aprendiz: excelente ejemplo de cómo lograr el vertigo y la emoción.

doblemente agradecida por haberlo leído.

saludos

ganya dijo...

Es una hilera de escenarios y personajes que me hacen sentir presente y al mismo tiempo ausente. Desde lejos y otras veces en carne ´propia... de veras un texto genial, en su extensión extraliteral.

Nanu dijo...

Es la primwera vez que leo algo tuyo y me shockeó. Dìficil de leer , de seguir pero imposible abandonarlo. Es un alarido.

me fascinó.

ade dijo...

- También para mi es la primera vez que leo algo tuyo, es intenso, se me dispararon unas cuantas lágrimas, es arte. Felicitaciones.

ade dijo...

- Sebastían, no podía dejar de publicarlo en mi blog, es una joyita, es para disfrutarlo, vuelvo a felicitarte.